martes, 12 de abril de 2011

Como vestir para un matrimonio en verano

     Los matrimonios son eventos súper importantes para las mujeres, y no me refiero solamente para las novias, sino también para las invitadas, esas amigas que acompañan a la novia en su gran día y que también esperan brillar y verse lindas, claro, sin opacar a la novia.
Estos eventos se dan repetidas veces y durante todo el año, y es por esto que debemos adecuar también nuestro vestuario a cada época y color de la temporada, teniendo en cuenta el clima y las tendencias que se vienen con cada estación.

   Las tendencias en vestidos para el verano 2011nos presentan una predominancia de los vestidos cortos sobre los largos, ¡claro, hace calor, mostremos las piernas bronceadas! La altura es ligeramente sobre la rodilla y las faldas suelen ser con vuelo, recomendable para las de piernas un poco gorditas, ya que ayuda a simularlas; o tipo tubo, que estiliza la figura para las de piernas largas. Los brillos sutiles vienen con las lentejuelas y las telas como el satén y la seda que reemplazan a los recargados estampados.



      En cuanto a los diseños, los vestidos para el verano son en su mayoría strapples o con escotes en V y mangas en un solo lado; recomendamos a las chicas que tienen poco busto irse por los strapples y, a las que lo tienen un poco más prominente, utilizar los de escote en V.

      La cintura marcada es el detalle que resalta la figura veraniega y que se puede complementar con un adecuado y combinable cinturón, más que nada si estamos en un matrimonio durante el día que nos permite ser un poco más informales. También podemos darnos la licencia de usar diseños con toques de color que complementen nuestro look.

    En el verano, sale el sol, así que probemos usar colores fuertes y vivos que resaltan las pieles bronceadas que hemos conseguido tomando sol unos días antes del evento. Recordemos también que si vamos a un matrimonio de verano, pero en la noche, tengamos un poco más de cuidado en la elección del color, ya que la luz que nos iluminará no será la del sol, sino las de las luces de la fiesta.



      Para llevar nuestras cosas, un bolso de mano. Evitemos las carteras grandes porque le bajan un poco la elegancia a nuestro look. Además, si estamos utilizando un vestido con diseños y/o más de dos colores, que nuestro bolso sea de color entero, si es posible del mismo color de los zapatos, y que nuestros accesorios no sean recargados; en las orejas unas perlitas y en el cuello un collarcito de perlitas de río.
Si en caso contrario, nuestro vestido es de color entero, démosle color con un collar largo que tenga una piedra colorida, unos aretes que combinen y porqué no, un bolso de mano de color llamativo.


    
 No nos olvidemos que tenemos que elegir el vestido que, por sobre todo, nos deje cómodas y felices para poder disfrutar de la fiesta. Un matrimonio de verano es un evento largo y por eso debemos sentirnos satisfechas con la elección que hicimos; vernos regias, elegantes, a la moda y sobre todo cómodas para poder bailar y conquistar.

El verano es una época divertida, colorida y súper alegre, que nosotros también lo seamos y transmitamos nuestro amor por esta estación con nuestro vestuario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada